El papel de la comida es muy importante en el SOP

El SOP provoca un total desequilibrio en las hormonas y es frecuente en mujeres en edad reproductiva. Lo padecen entre un 6 y un 10 por ciento de ellas, según datos de la Asociación Española de Síndrome de Ovarios Poliquísticos (AESOPSPAIN). Algunos de los trastornos más frecuente del SOP son los embarazos de riesgo y la resistencia a la insulina.

No se trata de seguir una dieta restrictiva

Pero, tal y como ha determinado Esther Tejero, psicóloga experta en SOP, la comida juega un papel fundamental. Ella, a base de ensayo y error, ha logrado dar con un patrón de conducta alimentaria que le ha funcionado y que quiere recomendar a otras jóvenes con el mismo síndrome.

Básicamente, Tejero no habla de una dieta restrictiva sino de “una forma de alimentarse” que pasa por huir de los productos procesados y con alto contenido de aditivos e incorporar alimentos frescos, sobre todo vegetales, sin abusar, eso sí, de la fruta, debido a su índice de glucosa. Asimismo, ella, al equilibrio alimentario, añade la práctica de deporte.

El SOP también afecta a parcelas íntimamente personales

Asimismo, Tejero ha publicado un libro, titulado “Vivir con SOP”, en el que también trata cómo el SOP afecta a parcelas vitales que son íntimamente personales, como las relaciones y el deseo de ser madre y además aborda la frustración y el desencanto que el síndrome provoca en la mujer cuando quiere tener hijos.

Ella ha expresado que “hay muchas que incluso se replantean seguir o no con sus parejas al saber las dificultades para ser madres“. Es por eso por lo que su pretensión no es otra que la de “ser la guía de personas más inseguras para que no se sientan tan solas”.

Recuerda que a la par de los cambios en tu estilo de vida, necesitarás consumir un tratamiento. Una alternativa está en los tratamientos con myo-inositol. Es un compuesto orgánico presente en alimentos como legumbres, avena o germen de trigo. Se ha comprobado que ayuda a regularizar periodos menstruales irregularesexceso de testosterona (que provoca exceso de vello o acné), al igual que permite la maduración de óvulos para que sean fértiles.