Los mitos y realidades del SOP

Dentro de la salud femenina existen ciertos temas que se deben de abordar en algún momento de la vida. Uno de los principales el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) por la alta incidencia que muestra. Pese a que una de sus consecuencias es la infertilidad, no es la única y en realidad sus daños a la salud son muchos.

Al respecto, existen tanto mitos como realidades acerca del SOP que las mujeres deben de conocer. La desinformación es una peligrosa enfermedad que también se debe combatir. En ocasiones, tener ideas erróneas puede llegar a provocar diversas afectaciones.

En primera instancia se debe saber que el SOP afecta a una de cada 10 mujeres en edad reproductiva en el mundo. Se trata de una terrible realidad que muestra el panorama actual. Al mismo tiempo, se debe añadir que no necesariamente implica que las mujeres no se puedan embarazar de por vida. En la actualidad se cuenta con una amplia oferta de tratamientos farmacológicos diseñados para diversas situaciones.

Combatir la falsa información

En ese sentido, un correcto apego al tratamiento es fundamental para que las mujeres con SOP logren su objetivo de concebir. El secreto se encuentra en seguir al pie de la letra las indicaciones del médico a cargo.

Por otra parte, dentro de las afectaciones secundarias al SOP se encuentra un aumento de peso, exceso de vello en el rostro, acné y en ocasiones resistencia a la insulina. Como consecuencia de todos los aspectos mencionados, las mujeres afectadas llegan a desarrollar graves episodios de depresión. Debido a la burla de la que son objeto, las pacientes inclusive pueden tener pensamientos suicidas.

Dentro del área de los mitos se encuentra quienes afirman que el SOP es un problema ovárico. La realidad es que se trata de una condición mucho más complicada. A la fecha todavía no se ha podido determinar con certeza su origen. Por lo tanto, se considera que es provocado por la sumatoria de varios factores y no sólo por uno.

Otro mito es que el SOP no tiene tratamiento médico. Por el contrario, existen diversas alternativas. Una de las más efectivas se encuentra en los tratamientos con myo-inositol. Es un compuesto orgánico de la familia del complejo B. Ayuda a tratar los síntomas del SOP, como exceso de testosterona (que se muestra en exceso de vello, dificultad para bajar de peso o acné), infertilidad y ciclos menstruales irregulares.

Finalmente, lo cierto es que se requiere de mayor información y difusión acerca del SOP. De lo contrario se pueden presentar escenarios preocupantes. A la fecha muchas mujeres sufren de esta condición y no lo saben o tardan años en ser diagnosticadas.