5 preguntas (y respuestas) sobre el SOP que debes conocer

Aunque muchas de las enfermedades más comunes en el mundo se presentan en cualquier tipo de persona, también existen algunos problemas de salud exclusivos de las mujeres. Pero mientras algunos reciben mayor atención, hay otros de los que no se habla lo suficiente, a pesar de tener una alta incidencia. Por eso es necesario que tú conozcas los aspectos básicos para determinar si padeces alguno.

En ese sentido, el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es uno de los más recurrentes en el mundo. A la fecha se estima que una de cada 10 mujeres en edad reproductiva lo padece, aunque muchas nunca lo saben. El motivo es porque no han recibido la información suficiente sobre el tema.

¿Qué es el SOP?

En su definición más simple, el SOP ocurre cuando una mujer tiene niveles elevados de andrógenos. A partir de entonces se generan múltiples consecuencias que van desde menstruaciones irregulares hasta la imposibilidad del embarazo.

¿Qué causa el SOP?

Hasta el momento no se ha podido identificar con precisión lo que provoca este síndrome. La mayoría de las investigaciones realizadas señalan que es un problema con el que se nace, mientras que también se ha inferido que es hereditario. Lo cierto es que si tienes un familiar directo con SOP tus probabilidades de desarrollarlo son muy altas.

¿Cuáles son sus síntomas?

Las principales manifestaciones que desarrollan las mujeres son SOP son las siguientes:

  • Irregularidades en el ciclo menstrual.
  • Aumento repentino de peso.
  • Acné en rostro, pecho y espalda.
  • Exceso de vello facial.
  • Colesterol alto.
  • Pliegues oscuros en la piel, en especial en ingles, axilas, cuello o pecho.
  • Dificultad para embarazarte.

¿Quién diagnostica si tengo SOP?

Aunque cada mujer puede tener sospechas de que padece SOP, la única persona calificada para emitir un diagnóstico es el ginecólogo. A partir de sus conocimientos y pruebas específicas puede detectar con precisión si se trata de un caso positivo o si inclusive es otra enfermedad.

¿Se puede curar?

El SOP es un problema muy serio que no se puede curar pero sí controlar. Por eso es muy importante obtener un diagnóstico lo antes posible para iniciar con un tratamiento adecuado de acuerdo con tus requerimientos.