Así es como se relaciona la resistencia a la insulina y el SOP

  • La insulina es una hormona que se segrega de forma natural en el páncreas.

  • Es la encargada de transformar los azúcares que consumes en energía.

  • La resistencia a la insulina es cuando las células son incapaces de reconocerla.

La resistencia a la insulina está estrechamente relacionada con el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).
Pero para que entiendas qué es lo que falla en tu organismo, primero debemos aclarar estos conceptos.

Qué es la insulina

Es una hormona que se segrega de forma natural en el páncreas.
Su objetivo principal es transformar los azúcares que llegan de tus alimentos en energía aprovechable.
La insulina tan sólo estará presente en la sangre por periodos relativamente cortos (al menos 15 minutos).
En caso de producirse un problema metabólico, la insulina se va regenerando, aunque esto a la larga puede acabar con la capacidad del páncreas y ya no se produciría más.
Es decir, la insulina es la hormona que ordena a las células para que puedan procesar el azúcar.
La resistencia a la insulina se produce cuando estas células no tienen capacidad para reconocer la insulina.

Notas relacionadas:
INFOGRAFÍA: Conoce las complicaciones de no tratarte el SOP
Combate la depresión por SOP de forma natural con la hierba de San Juan
Aprende a lavar tu cara correctamente, te ayudará a controlar el acné por tu SOP

Cómo es la resistencia a la insulina

Desarrollar resistencia a la insulina significa que cuando comemos, las células no pueden procesar el azúcar y esto provoca:

  • Acumulación de azúcar en la sangre.
  • Generación de más insulina de lo normal.
  • La persona afectada tiene más hambre porque las células no se alimentan correctamente.
  • Todo ello deriva en un colapso en el páncreas, que no es capaz de producir insulina y esto es lo que se conoce como Diabetes.

La diabetes de tipo 2 es un tipo de trastorno basado en la resistencia a la insulina que puede tardar años en manifestarse.
Quienes experimenten Diabetes de tipo 2 deben hacer ciertas modificaciones en su dieta, como:

  • Cambios significativos en la alimentación.
  • Someterse a una rutina de ejercicios.
  • Tomar medicación por vía oral, ya que en general, en estos pacientes no es necesario inyectarse insulina.

Relación con el SOP

Se ha comprobado que entre 5 y 7 de cada 10 mujeres que padecen de SOP, independientemente de su peso, tienen tendencia a sufrir resistencia a la insulina.
La resistencia a la insulina es un factor responsable de la causa de la hiperinsulinemia.
La insulina tiene la capacidad de estimular la síntesis ovárica de andrógenos (hormona masculina) y esto tiene diversas consecuencias directas sobre el cuerpo humano:

  • Ausencia de ovulación
  • Provocada por el aumento de andrógenos. Este aumento reduce la maduración folicular e incrementa la posibilidad de sufrir quistes ováricos.
  • Estos quistes se producen porque el ovario es incapaz de liberar el óvulo y por tanto, se da la anovulación
  • Acné y exceso de vello facial y corporal

Debido a la resistencia a la insulina, se reduce la síntesis natural de la hormona SHBG y aumentan los andrógenos libres, que son hormonas masculinas y provocan esta serie de síntomas:

Sobrepeso y dificultad para perderlo

También aumentan los niveles de estrógenos debido a la proliferación de los andrógenos en los tejidos grasos, lo que hace que incremente el nivel de grasa en el cuerpo y que sea más difícil perderlo.

Ansiedad e inestabilidad emocional

El aumento de estrógenos hace que disminuyan los niveles de dopamina y la producción total de opioides en el cerebro, produciendo un aumento de liberación de LH.
Además, si aumentan los niveles de LH, aumenta la síntesis de andrógenos y la producción de insulina.
Todo esto dificulta el desarrollo folicular y la ovulación, lo que se traduce en la anovulación.
Estas evidencias refuerzan la teoría de que realmente existe una relación entre la resistencia a la insulina y el SOP.

Sin embargo, algunos expertos consideran que algunas de estas uniones son todavía un poco claras.
Por ello y con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las pacientes afectadas, se siguen realizando investigaciones al respecto.